En la celebración del Día Mundial del Sueño y para ayudar a conciliar el mismo, desde el Instituto de Cirugía Urológica Avanzada, ICUA,  se han querido dar una serie de pautas para que los problemas urológicos no le quiten el sueño a más de un hombre.
 
En España casi un 30 por ciento de la población tiene problemas para conciliar el sueño. El insomnio puede ser primario, sin causa médica evidente, por estrés o problemas emocionales. También puede ser debido a otros problemas médicos, como depresión, ansiedad, enfermedad De Alzheimer, Párkinson, dolor crónico, asma, insuficiencia cardiaca, problemas tiroideos, acidez gástrica, accidentes cerebrovasculares, síndrome de las piernas inquietas y menopausia. También es frecuente que los problemas urológicos puedan afectar directamente al sueño.
 
Según el Dr. Fernando Gómez  Sancha, urólogo y director de ICUA, uno de los problemas más frecuentes en los hombres es la nocturia (necesidad de levantarse a orinar por la noche). Según el especialista “La nocturia es un síntoma, que consiste en la necesidad de levantarse a orinar por la noche una o más veces”.
 
Es normal levantarse durante la noche ocasionalmente para orinar, el problema se produce cuando este gesto ocurre en más de dos ocasiones y durante un tiempo indefinido. “El paciente termina descansando mal porque ve alteradas las etapas de su sueño y, sufre las consecuencias también durante el día como cansancio crónico”.
 
La nocturia puede darse en hombres y mujeres. Puede deberse a problemas hormonales que aumentan la producción nocturna de orina (disbalances en la producción de las hormonas vasopresina y hormona natriurética atrial) o afectar a la capacidad de la vejiga urinaria para contener la orina. En ocasiones hay una mezcla de ambos factores.
 
En los hombres, la causa más frecuente es el efecto que tiene en la vejiga el crecimiento benigno de la próstata o hiperplasia benigna de próstata. Este agrandamiento de la próstata sucede de forma natural a partir de los 30 años, el hombre comienza a experimentar estos síntomas algo más tarde.
 
El Dr. Gómez Sancha nos explica algunos síntomas y cómo puede afectar a un buen descanso: “La próstata al crecer obstruye el flujo de la orina y la vejiga al detectar la dificultad para vaciarse comienza de forma refleja a “hacer gimnasia”, experimenta contracciones involuntarias. A este comportamiento anómalo de la vejiga lo llamamos hiperactividad vesical. Estas contracciones reducen la capacidad vesical funcional, generan deseo miccional frecuente y obligan a los hombres a orinar con más frecuencia por el día y también por la noche”.
 
Cuando la incapacidad para conciliar el sueño viene derivada de este problema, la solución es habitualmente sencilla. El Dr. Informa: “Hoy en día, existe la posibilidad de tratar la nocturia con medicamentos y cuando éstos no responden es posible requerir a la cirugía. Las operaciones por crecimiento prostático benigno han dejado de tener tanto riesgo y empiezan a justificarse en pacientes con síntomas menos graves, pero molestos con el impacto en su calidad de vida ocasionado por la nocturia. La enucleación prostática con láser permite revertir o mitigar esta hiperactividad vesical en la mayoría de los pacientes y permite a los hombres recuperar su calidad de vida. La vuelta a la vida normal tras esta intervención es muy rápida y la incidencia de complicaciones y secuelas postoperatorias es mínima”.
 
El Dr. Gómez Sancha reconoce que hoy en día los varones aún tienen poca disciplina para acudir al urólogo. Precisamente por ello declara: “Los hombres esperan hasta el último momento para acudir al especialista. Deberían revisarse periódicamente y no esperar a experimentar los primeros síntomas ya que los problemas urológicos no siempre dan la cara. Los hombres que experimentan síntomas, como la nocturia, deben acudir con más motivo”.
 
También insiste en que “El impacto de levantarse a orinar por la noche en la calidad del descanso nocturno es enorme, tiene muchos efectos negativos en la salud, y en los hombres además deteriora la calidad de las erecciones, ya que las erecciones nocturnas que se producen durante las fases de sueño REM son importantes para la regeneración del mecanismo eréctil del pene. Cuando no se descansa bien, las erecciones nocturnas involuntarias no se producen y por tanto, la función eréctil del varón se ve afectada”.
 
No se debe jugar ni con la salud urológica ni con nuestro sueño. Una mala noche la podemos pasar todos pero no se debe pasar por alto un mal descanso nocturno de forma crónica.

© Copyright - ICUA 2015