La próstata tiene el tamaño de una nuez y está ubicada delante del recto y debajo de la vejiga. Se encuentra sólo en los hombres. Su función consiste en producir cierta cantidad del líquido que protege y nutre a los espermatozoides presentes en el semen. Inmediatamente detrás de la próstata se encuentran las vesículas seminales, que producen el mayor volumen de líquido para el semen. La uretra, que es el conducto que transporta la orina y el semen fuera del cuerpo a través del pene, pasa por la próstata.

La próstata comienza a desarrollarse antes del nacimiento y continúa su crecimiento hasta que el hombre alcanza la edad adulta. Este crecimiento es promovido por hormonas masculinas llamadas andrógenos. El andrógeno principal, la testosterona, se produce en los testículos. La enzima 5-alfa reductasa transforma la testosterona en dihidrotestosterona (DHT), la cual le envía una señal a la próstata para que crezca. En los hombres de mayor edad, la parte interior de la próstata (alrededor de la uretra) a menudo sigue creciendo causando una condición común llamada hiperplasia benigna de próstata (HBP). Cuando se presenta esta condición, el crecimiento de la próstata puede presionar la uretra, lo que causa problemas al orinar. Aunque la HBP puede ser un problema de salud grave, no es cáncer.

¿POR QUÉ APARECE EL CÁNCER DE PRÓSTATA?

En la próstata hay varios tipos de células, peromás del 99% de los cánceres de próstata se forman en las células glandulares, que contribuyen a la producción del líquido seminal. El término médico para un cáncer que se desarrolla a partir de las células glandulares es adenocarcinoma.

Otros tipos de cáncer también pueden comenzar en la glándula prostática, incluyendo sarcomas, carcinomas de células pequeñas, y carcinomas de células de transición. No obstante, debido a que otros tipos de cáncer de próstata no son frecuentes, si usted tiene cáncer de próstata es casi seguro que sea un adenocarcinoma.

Algunos adenocarcinomas de próstata pueden crecer y propagarse rápidamente, pero la mayoría de éstos crecen lentamente. De hecho, los estudios realizados en algunas autopsias muestran que muchos hombres de edad avanzada (e incluso algunos hombres más jóvenes) que murieron de otras enfermedades también tenían cáncer de próstata que nunca les afectó durante sus vidas. En estos estudios, entre el 70% y el 90% de los hombres tuvieron adenocarcinoma en la próstata a la edad de los 80 años, pero en muchos casos ellos e incluso sus médicos desconocían que lo tenían.

CONDICIONES PRECANCEROSAS DE LA PRÓSTATA

Muchos médicos creen que el adenocarcinoma de próstata comienza con una lesión precancerosa llamada, neoplasia prostática intraepitelial (prostaticintraepithelial neoplasia, PIN). Esta lesión comienza a aparecer en los hombres entre los 20 y los 29 años de edad y casi la mitad de los hombres tienen PIN cuando cumplen los 50 años.

Si se encuentra una neoplasia prostática intraepitelial de alto grado, mediante una biopsia de próstata, hay aproximadamente de 20% a 30% de probabilidades de que también haya cáncer en otra área de la próstata. Por esta razón, los médicos a menudo observan cuidadosamente a los hombres con neoplasia prostática intraepitelial de alto grado y pueden recomendar la repetición de una biopsia de la próstata, especialmente si la biopsia original no tomó muestras de todas las partes de la glándula.

Otro hallazgo que puede indicar que se requiere una biopsia de la próstata es proliferación microacinar atípica (atypicalsmallacinarproliferation, ASAP), la cual algunas veces se conoce simplemente como atipia. En este caso, las células tienen aspecto canceroso cuando se observan con un microscopio, pero hay pocas de ellas como para estar seguro de que son cancerosas. Si se encuentra la ASAP, existe entre 40% y 50% de probabilidades de que el cáncer también está presente en la próstata, razón por la cual muchos médicos recomiendan repetir la biopsia pocos meses después.

Otro hallazgo que se puede reportar en una biopsia de próstata es una atrofia inflamatoria proliferativa (proliferativeinflammatoryatrophy, PIA). En una PIA, las células tienen un aspecto anormal cuando son observadas en un microscopio. La PIA no es cáncer, pero los investigadores creen que algunas células de PIA pueden transformarse en cáncer de próstata o cambiando primero a PIN de alto grado.

¿QUÉ INDICAN LAS ESTADÍSTICAS CLAVE SOBRE EL CÁNCER DE PRÓSTATA?

El cáncer de próstata es el cáncer más común después del cáncer de la piel. Aproximadamente uno de cada seis hombres será diagnosticado con cáncer de próstata en el transcurso de su vida. Es la segunda causa principal de muerte en los hombres de los Estados Unidos, después del de pulmón. Aproximadamente uno de 35 hombres morirá por cáncer de próstata. En la población masculina, el cáncer de próstata es la causa de aproximadamente 9% de los fallecimientos relacionados con el cáncer.

La tasa de supervivencia a cinco años se refiere al porcentaje de pacientes que vive al menos cinco años después de su diagnóstico de cáncer. Estas tasas de supervivencia se usan para poder hablar de manera convencional al hablar sobre el pronóstico. Por supuesto, muchos de estos pacientes viven mucho más de cinco años después de su diagnóstico.

Según los datos más recientes, para todos los hombres con cáncer de próstata, la supervivencia relativa a cinco años es de casi 100%, mientras que la supervivencia relativa a 10 años es de 91%. La tasa de supervivencia a 15 años es del 76%. Recuerde que las tasas de supervivencia a cinco años se basan en pacientes diagnosticados y tratados primero hace más de cinco años, y las tasas de supervivencia a 10 años se basan en pacientes diagnosticados hace más de 10 años. Los métodos modernos de detección y tratamiento significan que actualmente muchos cánceres de próstata se encuentran a tiempo y se pueden tratar con más eficacia. Si usted es diagnosticado durante este año, probablemente su pronóstico será mejor que las cifras anteriormente reportadas.

SÍNTOMAS POSIBLES DE CÁNCER DE PRÓSTATA

El cáncer de la próstata, especialmente en sus etapas iniciales, con frecuencia no presenta ningún síntoma. Los síntomas tienen más probabilidad de aparecer a medida que el cáncer crece.

Llame a su médico si usted presenta cualquiera de estos síntomas:

  • Dificultad para comenzar a orinar
  • Menos fuerza en el chorro de orina
  • Goteo después de terminar de orinar
  • Orina con frecuencia, especialmente en la noche
  • Sangre o pus en la orina
  • Sangre en el semen
  • Dolor al orinar
  • Dolor con la eyaculación
  • Dolor en la cadera o en la parte baja de la espalda que no desaparece con el tiempo
  • Dolor en la parte baja de su pelvis
  • Pérdida de peso no intencional y pérdida del apetito, o solamente esto último.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA PRECOZMENTE?

El diagnóstico precoz del cáncer de próstata se basa en dos pruebas fundamentales. El tacto rectal y la determinación del antígeno prostático específico (PSA).

Su médico puede examinarle la próstata mediante la realización de un tacto rectal. Normalmente la próstata tiene una consistencia blanda y elástica (como al tocarse el moflete). Si se palpa algún nódulo (de la consistencia del pómulo) eso puede levantar la sospecha de un nódulo canceroso en la próstata.

Otra forma de diagnosticar precozmente el cáncer de la próstata es mediante la determinación del PSA sérico. PSA es la abreviación en inglés de “prostatespecificantigen” o antígeno prostático específico. Los hombres que tienen cáncer en la próstata pueden tener un nivel de PSA en su sangre más elevado. Sin embargo, el nivel de PSA también puede ser alto por otras causas menos graves tales como infección o agrandamiento de la próstata. También se puede determinar la fracción libre de PSA (PSA que circula en la sangre sin unirse a proteínas de transporte), para determinar el índice de PSA libre/total, de utilidad para conocer si hay riesgo de que el aumento del PSA se deba a la presencia de un cáncer.

Si el tacto o el PSA son sospechosos, el urólogo puede decidir hacer estudios adicionales, como la resonancia magnética con espectroscopia, el PCA-3, o la biopsia de próstata. El análisis al microscopio del tejido prostático puede revelar la presencia de un tumor.

LO ÚLTIMO EN DETECCIÓN DEL CÁNCER DE PRÓSTATA, EL MAPEO PROSTÁTICO

En cuanto al diagnóstico para el cáncer de próstata en ICUA contamos con la más novedosa de las técnicas, el mapeo prostático. Esta técnica combina dos tecnologías: la Resonancia Magnética Multiparamétrica 3 Tesla, que permite visualizar las lesiones sospechosas de cáncer de próstata con alta sensibilidad y de manera inocua (sin radiaciones para el paciente) y con un valor predictivo negativo muy elevado, que en muchos casos permitirá evitar la realización de una biopsia innecesaria; y el Sistema BIOPSEE de fusión de imágenes RMN-ECO que realiza el mapeo prostático por vía transperineal (a través de la piel y no a través del recto) de manera ambulatoria proyectando la localización del tumor encontrado en la resonancia magnética tridimensional (RMN). La unión de estas dos técnicas permite mayor precisión a la hora de realizar la biopsia y dirige la aguja al lugar exacto de la lesión.

Con la incorporación de esta vanguardista técnica de diagnóstico aumenta la rapidez en el diagnóstico, ya que los resultados están al día siguiente tras la prueba. El mapeo consta de una tasa mayor de detección de tumores, al conseguir identificar la localización de aquellos a los que la biopsia transrectal no logra acceder. Finalmente, la precisión de los resultados obtenidos permite un mejor diagnóstico y, por tanto, una mayor eficacia en el tratamiento y en la elección del mismo.

¿CUÁLES SON LAS OPCIONES DE TRATAMIENTO PARA EL CÁNCER DE LA PRÓSTATA?

Si el cáncer de la próstata se diagnostica cuando aún está localizado en la próstata y antes de que se haya expandido a otras partes del cuerpo, éste puede curarse en un porcentaje muy elevado de los casos. Si el cáncer se ha diseminado a otros órganos (metástasis), es posible tratarlo y que la enfermedad se comporte como una enfermedad crónica, con supervivencias habitualmente muy prolongadas.

Ante el diagnóstico de un cáncer de próstata es importante serenarse y conocer en profundidad las opciones de tratamiento antes de tomar una decisión precipitada. Todos los tratamientos para el cáncer de próstata tienen riesgo de afectar a la calidad de vida de los pacientes y por eso es importante que el paciente conozca los beneficios y los riesgos potenciales de cada técnica antes de tomar una decisión.

Una opción en las etapas iniciales del cáncer de la próstata, sobre todo en hombres mayores de 70 años es la de “esperar atentamente”. Esperar atentamente significa ir a ver al médico con frecuencia, de modo tal, queél pueda hacer un seguimiento del cáncer. Esto puede incluir hacerse pruebas de sangre con frecuencia y exámenes rectales para verificar si el cáncer está creciendo. Esto puede ser una buena opción para aquellos con un cáncer de crecimiento lento o para hombres en estado de edad avanzada, o que están mal de salud. En cualquier momento, durante el período de esperar atentamente, usted puede elegir cambiar a otro tratamiento.

Es importante tener en cuenta, que esperar atentamente no utiliza medicamento ni tratamiento que vaya a eliminar el cáncer. Esto es solamente un período de observación. Si el cáncer de repente comienza a crecer más rápidamente, o si comienza a causarle síntomas, es posible que usted tenga que cambiar a una opción de tratamiento más radical.

 

LAS OPCIONES DE TRATAMIENTO ACTUALES

Opciones clásicas:

  • La cirugía, que puede ser abierta, laparoscópica o asistida por robot.
  • La radioterapia externa (clásica, 3D conformacional, de intensidad modulada o tomoterapia)

Opciones más modernas:

Intentan reducir los efectos secundarios de los tratamientos clásicos.

Es muy aconsejable concertar una consulta con el especialista, con tiempo suficiente para comentar estas opciones de tratamiento y analizar de forma individual los pros y los contras para cada paciente.

ESPECIALISTAS ICUA

Dr. Fernando Gómez Sancha  y el Dr. Richard Gaston.