La circuncisión es la extirpación quirúrgica de parte o toda la piel del prepucio, se indica en pacientes con fimosisbalanitis recurrentes, liquen escleroso y atrófico, balanitis plasmocelular de Zoon, molestias durante las relaciones sexuales, etc.

Es una intervención quirúrgica sencilla que se realiza bajo anestesia local, de forma ambulatoria, en unos 15 o 20 minutos.

Muchos hombres tienen dificultad para retraer la piel del prepucio debido a que el frenillo del prepucio es corto. En estos casos, también es posible realizar una frenuloplastia, un procedimiento más sencillo, que elonga el frenillo para que no exista dificultad para retraer la piel.