Cirugía robótica

En los últimos años el mundo de la medicina ha experimentado una revolución con la introducción de la cirugía robótica. El cirujano ahora opera asistido por el Robot Da Vinci. Este tipo de intervenciones implica un mínimo riesgo y muchos beneficios para el paciente, además de ofrecer múltiples ventajas al cirujano a la hora de operar.

El campo de la urología es el que más se ha beneficiado de esta tecnología de vanguardia, haciendo posible llevar a cabo procedimientos tan traumáticos como la intervención de un cáncer de próstata, con un mejor pronóstico y con un periodo de recuperación más corto.

¿En qué consiste la cirugía robótica?

El sistema robótico Da Vinci deja obsoleta la cirugía tradicional. Este tipo de procedimiento mínimamente invasivo se realiza utilizando un sofisticado sistema robótico controlado por el cirujano. El especialista opera manipulando unos mandos sentado en una consola a unos metros de distancia del paciente que replican los movimientos de su mano y los ejecuta en unos delicados y precisos instrumentos quirúrgicos. El sistema robótico filtra y anula el temblor del pulso de la mano del especialista y permite realizar a los instrumentos giros de 360º, con 7 grados de libertad, algo que la mano humana es incapaz de hacer.

A estas cualidades técnicas se le añade un sistema visual estereoscópico de alta definición que proporciona al cirujano una visión en 3D, con sensación de profundidad, que ofrece una imagen magnificada y ampliada de los órganos que opera. Esto permite que el especialista se introduzca dentro del cuerpo humano con una capacidad de visión inaudita en la historia de la cirugía. El especialista controla todas las acciones de la máquina y sus movimientos con máxima delicadeza para preservar al máximo los órganos del paciente.

La visualización, precisión, destreza y control otorgados por el sistema robótico quirúrgico Da Vinci ofrecen las siguientes ventajas para el cirujano con respecto a otros procedimientos:

VALOR AÑADIDO

VENTAJAS PARA EL CIRUJANO

Precisión quirúrgica El Robot Da Vinci  Xi responde a las órdenes del cirujano, reproduce los movimientos de su mano, muñeca y dedos, y permite una manipulación precisa y exacta de los instrumentos quirúrgicos, reduciendo el temblor.
Visión en 3D-HD con hasta 10 aumentos Gracias al sistema de imagen en alta definición en 3D el cirujano amplía su campo de visión exponencialmente. Consigue tener visibilidad en  zonas de difícil acceso mediante otro tipo de intervenciones. Además cuenta visión magnificada de todos sus movimientos en el interior del paciente.
Mayor comodidad para el cirujano En la consola da Vinci, el cirujano opera cómodamente sentado sin experimentar fatiga o esfuerzo provocado por la tensión de estar en la misma postura durante mucho tiempo.
Mayor libertad de movimientos con los brazos articulados La gran maniobrabilidad de los brazos del robot, permite al cirujano describir todo tipo de movimientos ampliando las posibilidades de desarrollo de la operación. La disección y la sutura se realizan sin el temblor natural del pulso de la mano humana, otra de las ventajas para el especialista.
Posibilidad de visualizar estudios de imagen durante la cirugía El complejo sistema robótico permite al cirujano acceder a los estudios de imagen del paciente durante la intervención quirúrgica, pudiendo consultar los detalles de la localización o las dimensiones del tumor a extirpar, sus vasos sanguíneos, permitiendo mayor seguridad al operar y mejor precisión a la hora de extirpar los tumores.
Mayor autonomía del cirujano El Robot da Vinci sostiene hasta tres instrumentos EndoWrist y una cámara tridimensional, lo que permite realizar la intervención sin necesidad de un asistente en quirófano que preste apoyo con el instrumental quirúrgico.
Posibilidad de inyectar contraste Durante la intervención con Da Vinci el cirujano puede inyectar contraste en los vasos sanguíneos para tener una visión detallada del trayecto de los vasos sanguíneos durante la cirugía.
Menor tiempo de intervención El cirujano trabaja con comodidad con mejor visualización y con movimientos más directos y precisos. Este complejo sistema robótico permite una reducción del tiempo de intervención.

 

VENTAJAS PARA EL PACIENTE DE LA CIRUGÍA ROBÓTICA FRENTE A LA CIRUGÍA TRADICIONAL ABIERTA

 

CIRUGÍA ROBÓTICA

CIRUGÍA TRADICIONAL ABIERTA

Precisión: La cirugía robótica permite  una mejor visualización del campo quirúrgico, permitiendo extirpar el tejido tumoral, respetando al máximo los tejidos sanos. Precisión: La cirugía abierta se realiza con peor visualización de los detalles de la microanatomía del paciente.
Preservación de la continencia urinaria y la función sexual en el cáncer de próstata: La precisión antes mencionada permite mantener intactos  los nervios del paciente y no dañar los tejidos adyacentes, como el esfínter urinario. El cirujano tan sólo extrae la próstata enferma, con menor riesgo de padecer secuelas como la incontinencia urinaria o la disfunción eréctil. La cirugía abierta o la cirugía laparoscópica tradicional no permiten una visualización tan optimizada del campo quirúrgico, restando precisión a las maniobras de disección dirigidas a preservar los nervios de la erección y la continencia urinaria del paciente.
Pérdida de sangre: el abordaje quirúrgico a través de pequeñas incisiones con la visibilidad mejorada y los instrumentos tan precisos disminuye el riesgo de pérdida de sangre abundante, por lo que se reduce la necesidad de transfusiones Pérdida de sangre: La cirugía abierta urológica se realiza mediante una incisión en el abdomen de entre unos 15 y 20 centímetros. La disección menos precisa aumenta el riesgo de sangrado del paciente y la necesidad de requerir transfusiones de sangre durante y tras la operación.
Estancia hospitalaria: Es más breve y el paciente se puede incorporar a su vida cotidiana de forma más rápida. Además al no realizarse las incisiones de la cirugía abierta el postoperatorio es más llevadero y menos doloroso para el paciente. Estancia hospitalaria: Es más larga y más molesta para el paciente, retrasándose la vuelta a la vida normal del paciente. Las grandes incisiones aumentan el riesgo de infección, molestias relacionadas con la herida, hernias, etc.
Sonda vesical: Por lo general tras la cirugía radical del cáncer de próstata se mantiene una sonda vesical durante 5-9 días. Sonda vesical: Tras la cirugía abierta y laparoscópica tradicional se suele recomendar mantener la sonda vesical entre 10 y 21 días.
Efectos secundarios: Tras la intervención con cirugía robótica el paciente tiene mayor probabilidad de recuperar completamente su función miccional y sexual al ser un procedimiento mínimamente invasivo. Efectos secundarios: la cirugía abierta es mucho más agresiva y puede menoscabar la función sexual y urinaria del paciente.

 

En urología ¿qué procedimientos se pueden realizar mediante cirugía robótica?

Cada vez son más las intervenciones que se pueden llevar a cabo con la cirugía robótica. En el campo de la urología existen algunos procedimientos que se han beneficiado enormemente de  las ventajas que ofrece este sistema de vanguardia.

La cirugía guiada por robot Da Vinci permite al cirujano realizar tratamientos de gran envergadura en poco tiempo y con una precisión infinitamente superior a la que ofrecen los tratamientos convencionales.

En ICUA destacamos por tener una de las unidades de cirugía robótica con más experiencia en Europa.

Las intervenciones más frecuentes realizadas con Da Vinci en urología son:

PRÓSTATA. Cáncer de próstata. Prostatectomía

Consiste en la eliminación de la próstata y las vesículas seminales cuando se trata un cáncer de próstata.

Para ver más sobre esta intervención www.icirugiarobotica.com

Ventajas
  • Disminución de la pérdida de sangre y con ello menos necesidad de transfusiones.
  • Menor riesgo de complicaciones como por ejemplo de infección.
  • Reducción de los días del paciente con catéter
  • Reducción del dolor
  • Recuperación más rápida y vuelta a las actividades normales en un periodo de tiempo más corto
  • Minimización de secuelas como disfunción eréctil o incontinencia urinaria
  • Cicatrices muy pequeñas

VEJIGA. Cáncer de vejiga. Cistectomía

Es el tratamiento de referencia para tratar el cáncer vesical infiltrante.

Para ver más sobre esta intervención www.icirugiarobotica.com.

Ventajas
  • Diminución de la pérdida de sangre y de necesidad de transfusión
  • Menor riesgo de complicaciones tras la intervención
  • Tiempo de medicación del paciente más breve
  • Recuperación más rápida de la función intestinal
  • Estancia hospitalaria más corta
  • Cicatrices mínimas

RIÑÓN. Cáncer de riñón. Nefrectomía

Es la cirugía empleada para tratar el cáncer de riñón. Dependiendo de la etapa y la localización del cáncer, así como de otros factores, en la cirugía se podría extirpar el cáncer, respetando el riñón no afectado por el tumor (nefrectomía parcial) o todo el riñón (nefrectomía radical).

Para ver más sobre esta intervención www.icirugiarobotica.com.

Ventajas
  • Recuperación de la función renal con más eficacia y rapidez
  • Menos cicatrices
  • Disminución de complicaciones que, en pacientes renales, son muy delicadas
  • Menor riesgo de insuficiencia renal
  • Menor tiempo de medicación
  • Estancia hospitalaria más breve
  • Reducción del dolor y molestias postoperatorios

URÉTER. Estenosis uretral. Pieloplastia

Es un procedimiento en el que se corrige una obstrucción del drenaje del riñón para evitar la pérdida de su función. Se realiza en casos de estenosis de la unión pieloureteral.

Para ver más sobre esta intervención www.icirugiarobotica.com.com.

Ventajas
  • Disminución de sangrado y riesgo de hemorragia durante y tras la intervención
  • Menores complicaciones
  • Reducción del dolor o molestias postoperatorias
  • Necesidad de menos medicación
  • Rápida recuperación