Durante la vida del hombre se manifiestan diferentes patologías urológicas asociadas a cada etapa. Precisamente por ello, El doctor Fernando Gómez Sancha, urólogo director de ICUA,  hace un repaso a las principales afecciones urológicas del varón en aras de animar al conocimiento de las mismas y a su prevención.

Los problemas más frecuentes en la urología del hombre pueden surgir a partir de los 20 años, que es cuando suelen salir a la palestra sombras como la eyaculación precoz que puede llegar a afectar a casi el 40 por ciento de la población masculina.

Ante tal problema el Dr. Fernando Gómez Sancha es tajante. “El hombre no debe mirar para otro lado cuando tiene problemas de esta índole, lo ideal es consultar al especialista. Los urólogos somos reiterativos pero el hombre debe hacerse a la idea de que acudir al urólogo debe ser algo tan normal como para la mujer lo es acudir al ginecólogo. Esta patología suele ser una de las principales causas de insatisfacción de la pareja”.

Este problema si no se soluciona, se puede prolongar de por vida, añadiéndosele otras patologías ya que, a partir de los 30 años el hombre comienza a experimentar el agrandamiento de su próstata. Esto sucede de forma natural y no suele dar síntomas hasta años más tarde.

Aún así, durante la década de los 30 años y hasta los 40, el Dr. Fernando Gómez Sancha destaca la patología más común, la infertilidad, algo que preocupa a muchas parejas: “La infertilidad masculina va en aumento, siendo responsable del 50% de los problemas de fertilidad de la pareja. Hay muchas causas que pueden alterar el número o la calidad de los espermatozoides, genéticas, congénitas, hormonales, vasculares (varicocele), infecciosas, obstructivas, tóxicas. Siempre que sea posible se aplican tratamientos específicos, médicos (tratamiento antioxidante, hormonal) o quirúrgicos (cirugía del varicocele, epidídimo, deferente o conducto eyaculador)”.

A partir de los 40 años la urología del hombre vendrá marcada por la disfunción eréctil.  El Dr. Gómez Sancha afirma que “es más frecuente de lo que se piensa y la padece al menos uno de cada cuatro hombres de 40 años. Esta cifra aumenta con el paso del tiempo pero importante aquí es consultar al urólogo, porque existen tratamientos altamente satisfactorios. Además, muchas veces la disfunción eréctil está provocada por enfermedades subyacentes que aún no han dado la cara, como hipertensión arterial, diabetes, arteriosclerosis, cardiopatía isquémica y es importante reconocer este primer síntoma para poder corregir los factores contribuyentes y evitar su progresión a patologías más graves».

Una vez que el hombre cumple los 50 años, además de la falta de erección antes mencionada, suele experimentar los síntomas inherentes al agrandamiento de la próstata o lo que es lo mismo, hiperplasia benigna. Es en esta época cuando puede comenzar a tener síntomas como urgencia para orinar, levantarse a orinar por la noche, tener menor intensidad en el “chorro” de la orina y molestias durante el vaciado de la vejiga, que son consecuencia de la hiperplasia benigna de próstata.

A pesar de las molestias, los hombres de nuestro país no suelen acudir al urólogo hasta que la afección está bastante avanzada. El Dr. Gómez Sancha comenta “la hiperplasia benigna de próstata hoy tiene tratamientos muy eficaces, rápidos y sencillos, como la enucleación prostática con láser, que permite al individuo incorporarse a su vida normal pocos días después de la intervención con mínimo riesgo. Esta intervención además de ser poco invasiva permite al varón preservar la función eréctil que ya de por sí viene mermada por la edad”.

Finalmente, la otra patología que más preocupa a los hombres de nuestro país y que suele presentarse a partir de los 60 años, es el cáncer de próstata, enfermedad de la que se diagnostican 25.000 casos anuales.  En este caso, el doctor Gómez Sancha anima a seguir acudiendo al urólogo a partir de los 50 años “si un paciente tiene antecedentes familiares la determinación de PSA es fundamental a partir de los 40 años. El urólogo debe decidir para cada paciente la periodicidad de las revisiones posteriores. Nuestra única oportunidad para curar el cáncer de próstata es el diagnóstico precoz de la enfermedad. Se ha cuestionado recientemente el uso del PSA pero sigue siendo una herramienta útil cuando se utiliza adecuadamente”.

¿SE PUEDEN PREVENIR LOS PROBLEMAS UROLÓGICOS?

Hay enfermedades inherentes al paso del tiempo, como por ejemplo la hiperplasia benigna de próstata e incluso hay patologías que vienen dadas de por sí. Aún así retrasar el momento de aparición de algunas enfermedades es posible. Recientemente se ha demostrado que una dieta rica en grasas es un enemigo feroz de la salud prostática. El Dr. Fernando Gómez Sancha explica: “llevar una alimentación sana y practicar ejercicio frecuente pueden ser una medida preventiva favorable. La dieta mediterránea y evitar el sobrepeso, el tabaco y el alcohol son una buena forma de eliminar factores de riesgo posibles en la aparición de problemas prostáticos”.

Finalmente ya ante la aparición de noticias como que el café es un amigo de la próstata el Dr. comenta: “por supuesto, una dieta rica en alimentos que contengan grasos omega 3 (corrigen los defectos de la próstata), licopeno (ayuda a frenar el envejecimiento de la próstata), selenio (ayuda a desinflamar la próstata) y zinc (mineral fundamental en la función sexual que ayuda a prevenir lesiones prostáticas) puede ser de gran ayuda en la prevención de patologías frecuentes”.

El Dr. confirma “Una dieta variada y equilibrada, en la que se elimine el tabaco y a la que se le una el deporte, puede ser una gran fuente de salud urológica”.

© Copyright - ICUA 2015