Los cálculos renales se forma por la cristalización de las sales minerales que se encuentran en la orina. Estas, debido a su tamaño, pueden quedar atrapadas en el riñón o en el tracto urinario. De esta forma se obstruyen los conductos urinarios y se presentan dificultades para orinar. Esta patología afecta a un alto porcentaje de la población mundial y es por ello que siempre se están investigando diferentes tratamientos o fórmulas para poder eliminarlas.

Precisamente una reciente investigación de la Universidad de Chicago, ha hallado una fórmula para prevenir los cálculos renales. Hasta el momento el estudio, publicado en Journal of the American Society of Nephrology y realizado en modelos de ratones, explica como la bacteria Oxalobacter formigenes, residente en la flora intestinal, podría ayudar a expulsar a través de la orina el oxalato cálcico que forma los cristales que componen el cálculo renal hasta en un 80 por ciento.

Esta bacteria, que residen en nuestro intestino delgado, utiliza como fuente de energía el oxalato de calcio. De esta forma degrada los cristales en el intestino y disminuye su acumulación en los conductos urinarios.  Según el estudio, esta bacteria segrega una molécula que facilita la eliminación del oxalato.   Para comprobar con mayor exactitud se administró a los ratones las moléculas, anteriormente descritas secretadas por la bacteria O. Formigenes. Al finalizar se descubrió que se redujeron los cristales en la orina de los ratones en hasta un 32,5 por ciento.

Los investigadores señalan que las moléculas secretadas por esta bacteria podrían emplearse para el desarrollo de medicamentos que ayuden a prevenir o bien que traten las piedras en el riñón, aunque explican que es un terreno por explorar ya que todavía tan solo se han realizado estudios en modelos animales.

© Copyright - ICUA 2015