Un análisis publicado en la revista Journal of Nutrition y realizado por investigadores de la Universidad de MacMaster, en Canadá, ha desmentido que una dieta rica en proteínas sea negativa para la salud renal. Hasta el momento y según los primeros estudios publicados en la década de los años ochenta, siempre se había pensado que la ingesta elevada de proteínas empeoraba la función renal.

Con este artículo se abre una puerta de controversia ya que, según sus portavoces, la ingesta elevada de proteínas no solo no empeora la función renal sino que la aumenta.

Para llegar a esta controvertida conclusión los investigadores analizaron artículos de entre 1975 y 2016, concretamente 28, y compararon- a través de una medición de la filtración renal- los efectos de una dieta alta y baja/media en proteínas.

Para llevar a cabo el análisis se analizaron los datos de 1300 persona, dentro de las que se incluían diabéticos tipo 2, hipertensos, sanos y obesos. Ninguno de ellos fue diagnosticado con enfermedad renal y todos tuvieron diferentes tipos de dietas.

La dieta alta en proteínas contenía 1,5 gramos de proteínas al día por kilo de peso corporal del paciente, un hecho que supone al menos cien gramos de proteína al día.

Finalmente los investigadores aseguraron que hasta el momento se ha extendido la creencia de que la dieta proteica aumenta la posibilidad de padecer enfermedad renal en pacientes diabéticos, obesos y/ o sanos aunque no existen evidencias.

Un tema controvertido en el que desde ICUA animamos a los pacientes a seguir los consejos nutricionales de los expertos, especialmente si se tienen problemas renales.

Equipo ICUA

© Copyright - ICUA 2015