Un estudio publicado en Clinical Journal of the American Society of Nephrology asocia un mayor riesgo de hipertensión en los donantes renales, concretamente hasta un 19 por ciento.

En el mismo detallan que tras la donación la función renal en los participantes mejoró pero que, con el tiempo se estabilizó, si llegaron a desarrollar hipertensión. Aseguran que este dato debe ser relevante para fomentar entre los donantes la prevención de la hipertensión.

La investigación ha sido realizada por expertos de la John Hopkins Medical Institution, en Estados Unidos y se compararon los riñones de 1295 donantes con 8233 no donantes sanos.

Al pasar un periodo de quince años, el 23 por ciento de los donantes de raza blanca desarrollaron hipertensión, frente a un 8 por ciento de los no donantes. En el caso de los participantes de raza negra, se pudo comprobar que el 42 por ciento de los donantes desarrollaron esta patología frente al 9 por ciento de los no donantes negros.

En una media de 6 años ser donante renal se relacionó con un 19 por ciento más de riesgo de hipertensión, independientemente de la raza de los sujetos.  Además afirman que los no donantes, de ambas razas, tuvieron una disminución de la función renal asociada con el desarrollo de la hipertensión.

Los autores, tal y como destacaron, explican la necesidad de concienciar a los donantes sobre la prevención de la hipertensión arterial, así como el conocimiento de la enfermedad para mejorar su detección y control.

Si deseas conocer más sobre este estudio, puedes hacerlo en el siguiente enlace:

https://cjasn.asnjournals.org/content/early/2019/09/18/CJN.04020419

Equipo ICUA

 

© Copyright - ICUA 2015