Investigadores de la Universidad de Ruhr, en Alemania, han descubierto que la proteína AHANAK2 es un marcador útil para distinguir entre el carcinoma de vejiga y la urocistitis con atipia urotelial reactiva.

Uno de los portavoces del estudio indica que habitualmente es difícil distinguir entre ambas patologías y que el diagnóstico se dificulta después del tratamiento ya que se produce una reacción inflamatoria.

Los científicos han logrado una clasificación fiable y de los tres biomarcadores inicialmente identificados, el biomarcador AHANAK2 presentó un 69 por ciento de especificidad y un 97 por ciento de sensibilidad, siendo el más prometedor para los investigadores.

El estudio muestra como este biomarcador puede distinguir el carcinoma invasivo no muscular aunque haya una cistitis crónica o aguda. Con este biomarcador explican que se está más cerca de opciones terapéuticas personalizadas para los pacientes con cáncer de vejiga.

Descubre los síntomas del cáncer de vejiga en el siguiente link:

Cancer de vejiga

Cuando se requiere intervención quirúrgica de este tipo de cáncer, la opción robótica se perfila como la más eficaz, en el enlace descrito a continuación puedes obtener más información:

Cistectomía robótica

Equipo ICUA

© Copyright - ICUA 2015