Durante la Conferencia Anual de la Sociedad de Endocrinología de Reino Unido, celebrada hace unas semanas  en Brighton se ha presentado un estudio que relaciona los niveles bajos de vitamina D en sangre con un mayor riesgo de padecer cáncer de vejiga.

Se ha comprobado que los niveles anómalos de vitamina D puede influir en el riesgo de padecer diabetes, migraña o esclerosis múltiple pero hasta el momento no se había relacionado este déficit con la aparición del cáncer. Según la directora de la investigación Rosemary Bland, esto podría deberse a que los niveles bajos de vitamina D podrían impedir que las células de la vejiga respondan de forma adecuada ante células potencialmente peligrosas. La investigación pone de manifiesto que la vitamina D permite que se active el sistema inmune y el mecanismo de defensa de nuestro propio cuerpo ante la presencia de células extrañas. Si no hay suficiente nivel de vitamina D nuestro cuerpo no responde de la forma adecuada y, por tanto, las células cancerígenas de la vejiga se extienden.

Según la investigadora el consumo de vitamina D es seguro además de económico por lo que su uso en la prevención del cáncer de vejiga podría ser más que viable.

Aun así y desde ICUA siempre recomendamos consultar con el especialista antes de consumir cualquier complemento alimenticio o vitamínico. De esta misma forma animamos a llevar unos hábitos de vida saludables en los que se incluya una dieta rica y variada y la práctica de ejercicio regular. Finalmente las revisiones periódicas son la base de la prevención de cualquier tipo de cáncer urológico.

Equipo ICUA

© Copyright - ICUA 2015