El rastreador Ascires, que combina la tomografía de emisión de positrones y la resonancia magnética, ha mostrado su eficacia localizando entre una y tres lesiones metastásicas en más del 70 por ciento de los pacientes incluidos en el estudio.

Según los resultados publicados en el VIII Congreso Nacional de Radiología de Cataluña en un estudio en el que han participado cincuenta pacientes esta tecnología híbrida ha sido capaz de detectar y localizar las lesiones oligometastásicas de cáncer de próstata en más de la mitad de los pacientes participantes.

Este rastreador desarrollado por el grupo biomédico Cetir-Ascires fue instalado en el centro barcelonés Viladomat y tiene la capacidad de detectar las metástasis incipientes, un hecho que podría permitir el tratamiento precoz de los pacientes.

Esta técnica se ha mostrado eficaz en pacientes con cáncer de alto riesgo y en aquellos pacientes que ya habían sido sometidos a una prostatectomía o que habían sido sometidos a radioterapia pero que tenían, según sus niveles de PSA, un riesgo de recaída.

Entre el 20 y el 50 por ciento de los pacientes tratados con cáncer de próstata sufren una recaída en los cinco años posteriores.  Con esta técnica de rastreo en el futuro se podrían localizar los puntos exactos de las células tumorales y personalizar de forma más precisa el tratamiento del paciente.

Equipo ICUA

© Copyright - ICUA 2015