Los avances en el campo del diagnóstico permiten que cada vez sea menor el sobrediagnóstico y sobretratamiento en el cáncer de próstata. Muchos de los pacientes, tal y como hemos descrito en otras ocasiones, tan solo requieren de una vigilancia activa. Es por ello que las técnicas diagnósticas, con el paso del tiempo, se han convertido en más precisas.

En el Congreso Nacional de Urología, en este sentido, se ha resaltado el papel de la biopsia líquida, que tiene un valor predictivo negativo del 98 por ciento. Por tanto, cuando un paciente en orina presenta el marcador Select MDx, en un 98 por ciento de los casos no presenta un tumor clínicamente significativo. Este tipo de biopsias evitan las biopsias tradicionales de tejido del paciente, con las correspondientes molestias o riesgo de infección que puedan provocar.

Otra de las grandes innovaciones, que se han destacado en el Congreso,  ha sido la biopsia por fusión, lo que habitualmente se llama “mapeo prostático”. Ésta mediante una imagen detallada en 3D, que combina técnicas de imagen, dota al cirujano de una mayor visibilidad. De esta forma se biopsia la zona sospechosa.

La calidad de vida del paciente debe primar a la hora de determinar qué tipo de pruebas diagnósticas se prescriben y de la misma forma, el tratamiento que se le indica. Hoy en día gracias a los avances el cáncer de próstata tiene curación cuanto más temprano sea su diagnóstico.

Equipo ICUA

© Copyright - ICUA 2015