Un estudio realizado por el Instituto de Salud Global de Barcelona ha determinado que cenar, al menos dos horas antes de dormir, reduce en un veinte por ciento el riesgo de padecer cáncer de próstata y mama.

De todos es sabido la relación existente entre el tipo de alimentación y la obesidad con la aparición del cáncer aunque hasta el momento no se había relacionado el momento de la ingesta con el aumento del riesgo.

El estudio ha sido publicado en el International Journal of Cancer y para realizarlo se incluyeron 621 pacientes con cáncer de próstata y 1205 pacientes con cáncer de mama. Los participantes contestaron cuestiones sobre horario de comidas, hábito de sueño, costumbres a la hora de dormir y finalmente también se tuvo en cuenta si cumplían recomendaciones de prevención del cáncer.

La conclusión del estudio, a pesar de determinar que se deben realizar más investigaciones, es que los patrones alimentarios de día se asocian a un menor riesgo de aparición del cáncer. Los expertos señalan que incluir los horarios de las comidas en los estudios puede ser importante para determinar nuevas formas de prevención, especialmente en zonas donde la gente cena de forma tardía. El momento del sueño afecta a la metabolización de los alimentos y por ende a la vulnerabilidad que tenemos ante el cáncer.

Si deseas conocer más sobre los factores de riesgo del cáncer de próstata y los síntomas que deben preocuparnos, puedes hacerlo en el siguiente enlace de nuestra web:

https://www.icua.es/urologia-avanzada/cancer-de-prostata/

Equipo ICUA

 

© Copyright - ICUA 2015