Un estudio publicado en  la revista JAMA Network Open y realizado en la Universidad de California, Estados Unidos, ha puesto de manifiesto que las sesiones cortas de radioterapia, podrían tener los mismos efectos positivos en aquellos pacientes con cáncer de próstata de bajo riesgo.

Los pacientes con cáncer de próstata de bajo riesgo suelen recibir sesiones de radiación diaria durante un periodo de nueve semanas, lo que se conoce como radioterapia convencional.  Este hallazgo podría suponer una mejora para la calidad de vida del paciente.

Esta radioterapia, disponible para los pacientes desde el año 2000, consiste en un haz externo de entre cuatro a cinco días, reduciendo así el tratamiento en cuarenta días para el paciente. Para realizar el estudio, los investigadores analizaron los datos de 2142 pacientes con cáncer de próstata de bajo riesgo, tratados  con radioterapia estereotáctica corporal en diferentes hospitales estadounidenses  entre los años 2000 y 2012.
El seguimiento fue realizado durante una media de 6,9 años. El 53 por ciento tenía cáncer de próstata de bajo riesgo, el 32 por ciento de riesgo intermedio y el 12 por ciento el grado más agresivo pero de riesgo medio.

En rasgos generales la tasa de recurrencia en aquellos que tenían enfermedad de bajo riesgo fue de 4,5 por ciento, para el riesgo intermedio de 8,6 por ciento y para el cáncer más agresivo de un 14,9 por ciento.  El estudio muestra así que las tasas de resultado y recurrencia son similares entre los pacientes sometidos a radioterapia convencional y aquellos que son tratados con la corta.

Como conclusión los expertos señalan  que la radioterapia corporal estereotáctica, la corta no convencional , es más favorable para este tipo de pacientes ya que se obtienen los mismos resultados, se reducen  efectos secundarios  y se acorta el tiempo de tratamiento.

Equipo ICUA

© Copyright - ICUA 2015