De todos es sabido la ventaja de consumir alimentos de temporadas. Son más económicos y, por nuestro clima, disfrutamos de una amplia variedad. Pues bien, en estos momentos nos encontramos en la temporada en la que los hongos están presentes en nuestros mercados. Sí que es cierto que son alimentos poco calóricos, aptos para una dieta rica en fibra y baja en grasas pero cuando hablamos de urología…¿nos podemos beneficiar de su consumo?

Un estudio realizado a finales del pasado año por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Tohoku, en Japón, ha mostrado los beneficios que ofrecen las setas en la prevención del cáncer de próstata. El hallazgo se podría deber a la relacion de algunos componentes de las setas, en estudios in vitro, con la apoptosis de las células tumorales.

Estudios anteriores, realizados en la Universidad de California, habían descrito este efecto protector pero no se había estudiado la relación en humanos.

Los expertos de Tohoku para poder obtener los resultados tomaron como referencia los datos de dos investigaciones, una de 1994 y otra de 1990. En total fueron los datos recabados de 36.499 hombres a los que durante trece años hicieron encuestas y cuestionarios dietéticos regulares y en los que se valoraba de una forma especial el consumo de setas a la semana.

Durante el periodo de seguimiento de 13,2 años fueron detectados 1204 casos nuevos de cáncer de próstata, lo que representó un tres por ciento de los participantes. Los investigadores relacionaron la cantidad de veces que los participantes consumían setas con el diagnóstico y concluyeron que aquellos pacientes que tomaban setas de entre una a dos veces por semana tenían menos riesgo de padecer la enfermedad. Aquellos que tomaban tres o más veces a la semana, menos posibilidad que los anteriores. De esta forma explicaron que existe una relación inversa entre el consumo de setas y la incidencia del cáncer de próstata entre los japoneses.  Esta relación anticancerígena puede deberse a la presencia de ciertas sustancias en los hongos. En las setas maitake, según las investigaciones, esto podría deberse a un polisacárido denominado betaglucano, presente en las setas maitake y que ayuda a la apoptosis de las células cancerígenas

Otros trabajos se han llevado a cabo anteriormente pero el problema de los mismos es que se han realizado in vitro y nunca teniendo en cuenta a pacientes reales. De esta forma los estudios anteriores no habían tenido en cuenta los efectos de las sustancias de las setas sobre células cancerosas reales por lo que esto podría mostrar los efectos reales de los nutrientes de las setas sobre los hombres.

https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/ijc.32591

© Copyright - ICUA 2015