Una investigación realizada entre 49.160 hombres entre 40 y 75 años por la Universidad de Harvard y publicada en la revista European Urology, ha intentado determinar más en profundidad de qué forma afecta la actividad física en la aparición del cáncer de próstata.

El estudio se ha realizado entre los años 1986 y 2012 y los participantes respondieron dos veces al año a cuestionarios sobre alimentación, salud y ejercicio.  De los varones participantes en la investigación, 6411 padecieron cáncer de próstata, desarrollando 888 de los pacientes un cáncer letal.

Los resultados de la investigación mostraron que los hombres que realizaban ejercicio frecuentemente tenían un 30 por ciento menos de riesgo de padecer cáncer de próstata avanzado y un 25 por ciento menos de tener un cáncer letal, si se comparaba con hombres más sedentarios. En la investigación contemplaron el ejercicio intenso como 25 minutos de carrera a diario o su equivalente en otro tipo de deporte.

Según los portavoces este dato se debe a que la actividad física vigorosa parece estar relacionada con menor riesgo de desarrollar una alteración molecular denominada TMPRSS2:ERG que se ha relacionado con el cincuenta por ciento de los tumores de próstata. Al parecer este tipo de cánceres son sensibles a determinados procesos metabólicos y el ejercicio físico afecta de forma directa a los mismos.

Llevar una actividad física regular no solo ayuda a estar en forma al hombre, también evita el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer. Desde ICUA animamos a los pacientes a llevar una dieta rica y equilibrada y a practicar ejercicio de forma regular.

Si deseas conocer los factores de riesgo asociados al cáncer de próstata, puedes hacerlo en el siguiente enlace:

https://www.icua.es/urologia-avanzada/cancer-de-prostata/

Equipo ICUA

© Copyright - ICUA 2015