La incontinencia urinaria afecta tanto a hombres como a mujeres pero a pesar de ellos son las mujeres las que se ven más afectadas por este problema que afecta a nivel físico y psicológico al pacientes y que merma de forma notable su calidad de vida. Es por ello que concienciar sobre esta patología y normalizarla se convierte en uno de los grandes retos de los especialistas y de organizaciones como el Observatorio Nacional de la Incontinencia, plataforma que esta semana ha revelado datos sobre la enfermedad en nuestro país.

Según datos del Observatorio Nacional de la Incontinencia la mitad de las mujeres mayores de sesenta años de nuestro país tiene problemas de continencia, relacionados con su incapacidad de controlar la vejiga. Un problema que tambien afecta al 24 por ciento menores de esa edad. En los mismos datos revelan que tan solo una de cada tres visita al especialista para ser tratada.

Son muchos y diversos los motivos por los que la mujer puede experimentar incontinencia urinaria y lo mejor es acudir siempre al especialista para que realice el diagnóstico preciso y así poder tratar a la paciente de la forma adecuada.

Existen casos en los que la incontinencia no se puede evitar, el consumo de determinados fármacos, problemas físicos, cambios hormonales o el prolapso pélvico provocado por el embarazo entre otros motivos, provocan las molestas pérdidas de orina. A pesar de no poder hacer nada la paciente sí que es cierto que llevar determinadas pautas en el estilo de vida puede ayudar a retrasar el momento de las pérdidas de orina.

Por ejemplo, evitar el sobrepeso llevando una dieta sana y equilibrada que incluya ejercicio, puede ser positivo para evitar la sobrecarga de los músculos pélvicos y con ello, se evitan las pérdidas de orina. Esta dieta debe incluir una buena y adecuada hidratación y también debe restringir el consumo de alimentos o bebidas irritantes de la vejiga o excitantes.

Practicar ejercicios específicos de suelo pélvico también puede ser positivo para la paciente. Los ejercicios de Kegel son los más conocidos y mantienen en forma la musculatura pélvica, tanto en mujeres como en hombres. Aquí debemos mencionar que – en contra de la creencia popular- no se deben realizar durante la micción.

Finalmente, el esfuerzo causado durante las deposiciones en las personas estreñidas también es un factor de riesgo, muy poco conocido, para padecer incontinencia urinaria.

Tal y como hemos mencionado anteriormente lo importante es resaltar que la incontinencia urinaria es algo que afecta a muchos pacientes como para que se considere un tabú o algo que se deba esconder. Hablar con el especialista y exponer el problema, será la única solución al mismo.

Si deseas conocer nuestra información sobre la incontinencia urinaria, puedes hacerlo en nuestra web.

Incontinencia urinaria en la mujer

Incontinencia urinaria en el hombre

Equipo ICUA

© Copyright - ICUA 2015