Un estudio realizado por el Vall d’Hebron Instituto de Oncología,  identifica las células durmientes causantes de la resistencia del cáncer al tratamiento y de las recaídas en la enfermedad. Con este hallazgo, publicado en The Journal of Clinical Investigation, se abre una posible nueva vía de tratamiento, al tener la posibilidad de eliminar estas células (factor epigenético TET2).

En la investigacion han colaborado otras entidades como la Asociación Española contra el Cáncer, Ciberonc, Cellex, el Instituto de Salud Carlos III y finalmente la Fundación Fero y se ha llevado a cabo durante una década.

Los expertos explican que este descubrimiento abre la posibilidad de desarrollar tratamientos y fármacos capaces de evitar las recaídas. La gran diferencia del estudio es que se dirige a las células tumorales dormidas, que hasta el momento eran indetectables. Los tratamientos actuales matan las células tumorales que proliferan y estas células dormidas continúan en el cuerpo del paciente, de tal manera que con el tiempo llegan a despertar y permiten que la enfermedad vuelva a aparecer y provoquen la metástasis.

Los portavoces explican que es importante determinar la actividad del factor epigenético TET2, un factor que si se elimina de forma artificial, permite matar todas las células tumorales dormidas. Es por ello que el descubrimiento es tan importante, ya que permitirá en un futuro eliminar estas células y la posibilidad de la recaída del paciente.

Equipo ICUA

© Copyright - ICUA 2015