próstata de 50 años con hiperplasia benigna de próstata

  • El Dr. Fernando Gómez Sancha analiza los problemas urológicos más frecuentes de los mayores, como la Hiperplasia Benigna de Próstata, en el Día Internacional de las personas de edad, que afectan al 90 por ciento de los hombres  a partir de los 70 años.
  • Los tratamientos con Láser Verde y Láser de Holmio están especialmente indicados en personas de edad avanzada, por ser técnicas más seguras y eficaces en manos expertas, que la cirugía convencional
  • La edad no tiene por qué ser sinónimo de una peor calidad de vida

La próstata va aumentando de tamaño de forma natural con los años, proceso al cual se le conoce como Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP) y que afecta al 40% de los hombres mayores de 40 años y casi al 90% de más de 70.

El envejecimiento y los cambios en los niveles de testosterona son los principales causantes de este agrandamiento de la glándula prostática que va comprimiendo la uretra pudiendo llegar a causar síntomas molestos. Aunque muchos hombres con HBP no los presentan al principio, cuando aparecen pueden llegar a mermar mucho la calidad de vida de los pacientes.

Los más frecuentes suelen ser un chorro miccional flojo o intermitente, dificultad para empezar la micción, sensación de vaciamiento incompleto de la vejiga, urgencia miccional, necesidad de levantarse a orinar durante la noche e incontinencia urinaria.

El Doctor Gómez Sancha, Director del Instituto de Cirugía Urológica Avanzada, ICUA, recomienda especialmente a los hombres de más de 50 años la visita periódica al urólogo, aún no existiendo síntomas, para poder detectar a tiempo posibles anomalías y evitar futuras molestias.

Actualmente existen técnicas seguras y eficaces que permiten resolver estos problemas y que poco a poco van dejando obsoletas la cirugía convencional, la prostatectomía abierta y la resección transuretral.

La técnica de Enucleación Prostática con Láser Verde (GreenLEP) inventada por el Dr Gómez Sancha, permite tratar próstatas de cualquier tamaño y está especialmente indicada en pacientes de edad avanzada por los mínimos riesgos que conlleva. La intervención con láser verde se realiza todo por vía endoscópica y las intervenciones no duran más de una hora, con una estancia hospitalaria de un día. Esta técnica permite extraer el adenoma por completo evitando intervenciones futuras, algo que complicaría mucho la situación en pacientes mayores.

Otra de las ventajas es que existe un mínimo sangrado durante la operación, por lo que la tasa de transfusión sanguínea durante la misma es del 0,1%. Por esta razón, es ideal para pacientes que sigan tratamiento con anticoagulantes. Los pacientes preservan la continencia de la orina y la capacidad de tener erecciones.

El láser de Holmio-YAG es otra de las tecnologías de vanguardia en el tratamiento quirúrgico de la HBP. Además es la tecnología de elección en la cirugía endoscópica de los cálculos urinarios, siendo una de las técnicas más seguras y eficaces al no generar ningún daño en los tejidos durante la intervención. Permite fragmentar los cálculos sea cual sea su localización y composición.

A pesar de las ventajas que ofrecen, Gómez Sancha hace hincapié en que cualquier tratamiento debe hacerse siempre por manos expertas, de ello dependerá el éxito en los resultados. Recientemente se ha demostrado que la experiencia del cirujano determina la durabilidad de los resultados y la menor incidencia de complicaciones. Por ello realiza una intensa labor de formación en técnicas con láser a expertos urólogos de todo el mundo. Su incansable labor de mejora y perfeccionamiento de tratamientos cada vez atrae a más especialistas interesados en las bondades de dichas técnicas que ofrecen con mucha diferencia una segunda oportunidad a pacientes de todas las edades.

Finalmente, Gómez Sancha asegura que la edad no debe ser un impedimento para tratar de mejorar la calidad de vida. La Hiperplasia Benigna de Próstata puede tratarse a cualquier edad con mínimo riesgo para la salud.

© Copyright - ICUA 2015