Hoy se celebra el Día Mundial Contra el Cáncer y el lema que ha elegido la OMS este año es «A nuestro alcance». Desde ICUA queremos sumarnos a este mensaje esperanzador  fomentando la prevención y el diagnóstico precoz y recordando que hoy en día existen tratamientos de vanguardia que permiten la completa curación cuando la detección es temprana.

A continuación, haremos un repaso por el tumor más frecuente en el varón, el cáncer de próstata. En España se diagnostican cada año más de 25.000 casos, lo que representa el 21% de los tumores entre los hombres.

¿Qué es el cáncer de próstata? 

En la próstata se encuentran varios tipos de células, pero casi todos los casos de cáncer de próstata se desarrollan a partir de las células glandulares. Cuando ciertos mecanismos se desajustan se produce una división incontrolada que con el tiempo dará lugar a un tumor o nódulo. Si estas células además invaden tejidos y órganos cercanos, se trasladan y evolucionan en otras partes del organismo (metástasis) se denomina tumor maligno.

Otros tipos de cáncer también pueden comenzar en la glándula prostática, como son los sarcomas, carcinomas de células pequeñas y carcinomas de células de transición. Pero estos tipos de cáncer de próstata no son tan frecuentes.

Por lo general, el cáncer de próstata evoluciona muy lentamente, por lo que un diagnóstico precoz es crucial para su superación.

Factores de riesgo

Según la OMS aproximadamente un 30% de las muertes por cáncer se deben a cinco factores de riesgo: índice de masa corporal elevado, ingesta reducida de frutas y verduras, falta de actividad física, consumo de tabaco y consumo de alcohol.

Por este motivo, las dos principales medidas preventivas principales a seguir son: llevar una dieta equilibrara evitando grasas de origen animal y que incorpore cinco raciones de frutas y verduras al día y, la práctica de ejercicio de manera regular.

¿Cómo se diagnostica?

El tacto rectal y la determinación del antígeno específico de próstata (PSA), que se realiza a través de un análisis de sangre, son las principales pruebas diagnósticas. Ambas son indoloras.

El gran problema del PSA es que no es un marcador de cáncer de próstata, sino de enfermedad prostática. El PSA puede elevarse por diferentes enfermedades de la próstata, el cáncer, HBP (hiperplasia benigna prostática) o procesos inflamatorios o infecciosos. Por ello, el diagnóstico definitivo se hace necesariamente con una biopsia de la próstata.

La biopsia de próstata convencional siempre se ha hecho tomando muestras de tejido prostático usando como guía la ecografía transrectal, puncionando la próstata a través del recto. Pero desde hace algunos meses ICUA incorpora lo último en diagnóstico de este tipo de cáncer, se trata del mapeo prostático. Las ventajas principales que ofrece esta técnica son:

  • La posibilidad de biopsiar con certeza las zonas sospechosasdetectadas en la resonancia magnética.
  • El acceso por vía transperineal a todas las partes de la glándula, incluida su porción más anterior que resulta de difícil acceso a través del recto con la técnica de biopsia transrectal clásica y en la que se localizan hasta un 25% de los tumores.
  • Un mínimo riesgo de infección. El riesgo de sepsis disminuye de un 3-5% de la biopsia transrectal a un 0,1% con esta biopsia que se realiza a través del periné.

¿A partir de qué edad se deben hacer revisiones?

Todos los hombres a partir de los 50 años deben realizarse un tacto rectal y un análisis de sangre para medir la determinación de PSA (antígeno específico prismático). Si el urólogo lo considera se realizarán otras pruebas adicionales.

Desde ICUA queremos mandar todo nuestro apoyo a los pacientes que sufran esta enfermedad, así como a sus familias.

Pincha en el siguiente enlace para acceder a la información emitida por la OMS en el Día Mundial del Cáncer:

https://www.un.org/es/events/cancerday/

© Copyright - ICUA 2015