Un estudio publicado en Annals of Human Biology ha asociado la aparición del cáncer de vejiga con la obesidad o sobrepeso infantil. La investigación realizada con 315.763 niños ha asociado el tamaño del cuerpo del crío con la aparición en un futuro de este tipo de cáncer.

Para poder llevarlo a cabo se analizaron datos como estatura, peso al nacer y el índice de masa corporal (IMC) de los participantes entre los años 1930 y 1989, con edades comprendidas entre los siete y trece años.  Los datos fueron obtenidos a través del Registro Danés del Cáncer y se pudo comprobar como 1.145, 839 de ellos hombres, desarrollaron cáncer en la edad adulta.

La investigación arrojó datos como que un adolescente con un IMC por encima de lo normal, en este caso de 5,9 kg por encima, tenía un diez por ciento más de posibilidad de desarrollar este tipo de cáncer en un futuro.

Los niños con bajo peso al nacer tenían un 26 por ciento más probabilidad de tener este cáncer y aquellos más grandes de lo habitual tenían un 36 por ciento más.

Aunque el estudio parece mostrar que ser más pequeño o grande de lo habitual en el momento del nacimiento así como un IMC elevado durante la infancia puede predisponer a padecer cáncer de vejiga a lo largo de la vida, los expertos señalan que el estudio tiene ciertas lagunas.

En este sentido explican que la investigación tiene carencias en cuanto a la información relacionada con el estilo de vida (alimentación, tabaquismo, actividad laboral…) y por tanto debe estudiarse más en profundidad.

Desde ICUA y como siempre animamos a los pacientes a tener un estilo de vida saludable que incluya ejercicio regular y una dieta rica y equilibrada.

© Copyright - ICUA 2015