Un estudio publicado en Cell Metabolism y realizado por científicos del Instituto de Bioingeniería de Cataluña y del CIBER-BBN en colaboración con el Instituto de Ciencia y tecnología de Gwanju ha logrado identificar a los genes responsables de la enfermedad renal crónica, patología de la que- hasta el momento- se desconocía su mecanismo biológico causante.

Los investigadores, que han logrado descubrir el papel que tienen los genes del metabolismo lipídico cuando protegen frente a la insuficiencia renal, utilizaron modelos de animales y minirriñones humanos. Finalmente, los resultados fueron validados en casi cien muestras de pacientes.

Hasta el momento no se conocían los mecanismos responsables del deterioro de las células renales. En los ratones con enfermedad renal crónica se logró detectar una mayor proporción de células del túbulo proximal que presentaban una firma molecular diferente a las de las células de los ratones sanos. 

Al encontrar esta firma molecular “diferente” decidieron demostrar que los cambios se deben a la disminución de la expresión de algunos genes que regulan el metabolismo de los lípidos en las células del túbulo proximal. Con este hallazgo dieron un paso más allá y comprobaron como al corregir esa disminución, las células del túbulo proximal recuperaban su función.

En los ratones con insuficiencia renal se identificó una mayor presencia de células inmaduras. Además la investigación logró descifrar cuáles son los genes que se desactivan cuando los riñones están sometidos a daño crónico y perdiendo así la “firma” sana de las células del túbulo proximal.  

En este proceso de desactivación el receptor de estrógenos alfa (ESRRa) tiene un papel indiscutible.  Pues bien, manipulando los niveles de este receptor (ESRRa) en las células de los minirriñones se pudo comprobar que el túbulo proximal recuperaba su función.

Finalmente el estudio sostiene que el estudio del receptor de estrógenos alfa y de otros receptores, podría ser beneficioso para identificar posibles tratamientos e n el futuro y así poder minimizar el impacto de la enfermedad renal crónica e incluso revertirla.

Si deseas conocer el artículo publicado en la revista científica, puedes hacerlo mediante el siguiente enlace:

https://www.cell.com/cell-metabolism/fulltext/S1550-4131(20)30606-9

© Copyright - ICUA 2015