Los hombres al igual que las mujeres padecen a determinada edad ciertos trastornos o cambios en sus cuerpos. Estos cambios vienen asociados a la disminución de las hormonas sexuales, un hecho que en algunos puede ser sintomático y en otros no.

La andropausia, al contrario que en el caso de la menopausia femenina, no va ligada a la ausencia de fertilidad en el varón. La andropausia supone la disminución de los niveles de testosterona a partir de los cuarenta años aunque no tiene que ir de forma obligatoria unida a la presencia de síntomas. Es precisamente por ello que tan solo el treinta por ciento de los varones  padece las molestias asociadas a esta bajada hormonal y especialmente a partir de los 70 años de edad.

Los síntomas de esta reducción hormonal son variados y dependen de cada hombre aunque los más comunes son la pérdida de energía, aumento de peso, problemas capilares y dermatológicos, trastornos del sueño,  pérdida de la libido asi como disfunción eréctil , problemas óseos y musculares y finalmente ansiedad e irritabilidad entre otros problemas.

Para estos síntomas el varón puede recurrir al especialista que intentará restablecer los niveles hormonales y alcanzar u obtener los niveles previos a este periodo. Hoy en día estos tratamientos pueden ser en forma de parches, inyecciones intramusculares, geles o bien en forma de fármaco.

Finalmente y tal y como hemos señalado anteriormente, todos estos síntomas no son comunes a todos los hombres y dependerán de cada individuo. De esta forma y desde ICUA se recomienda el acudir a las revisiones periódicas a partir de los 45 años, antes si se cuenta con antecedentes familiares de cáncer prostático en la familia.

Equipo ICUA

© Copyright - ICUA 2015