Una nueva investigación de la Clínica Mayo ha mostrado que los pacientes con enfermedad renal crónica, tienen más posibilidad de tener un ataque cardiaco, entre otras complicaciones carviovasculares. La investigación fue realizada entre los años 1997 y 2000 y se pudo contar con la participación de 1981 pacientes tratados en este centro hospitalario por su enfermedad renal. El seguimiento de estos pacientes tuvo una media de 10,2 años y se analizaron variantes como a insuficiencia cardiaca, ataques cardiacos, ictus y otros eventos cardiovasculares.

Finalmente el estudio pudo mostrar que estos pacientes tenían un 95 por ciento mayor de riesgo de padecer un ataque al corazón durante el periodo de estudio.

También se analizaron datos obtenidos del Estudio de la función cardiaca del Condado de Olmsted, en Minessota, con una muestra de 2042 residente de más de 45 años, durante un periodo más largo de seguimiento.

Pudieron comprobar ademas como niveles elevados de  hormona NT-proBNP, producida por el corazón y que se encuentra dentro del mismo, podría ser un biomarcador que ayude a identificar a aquellos pacientes con enfermedad renal crónica que tengan riesgo de padecer un infarto. Este biomarcador puede identificarse con un análisis de sangre y valorar junto con otros factores como el peso, colesterol o diabetes.

Los expertos explican que con estos estudios, una vez más se muestra como la enfermedad renal crónica, predispone a los pacientes a tener problemas cardiacos y- por tanto- se debe tener un mayor control.

Equipo ICUA

© Copyright - ICUA 2015