La relación entre el riñón y el corazón es indudable. Tal es así que- según las estadísticas- las personas que se someten a un tratamiento de diálisis como consecuencia de una insuficiencia, tienen un cincuenta por ciento más de fallecimientos por riesgo cardiovascular.

Esta es una de las conclusiones a las que se ha llegado en la XX Reunión del Grupo de Prevención de Riesgo Cardiovascular y Renal, encuentro organizado por la Sociedad Española de Nefrología en Valladolid. En dicho encuentro además se ha explicado que el riesgo de morir por fallos del corazón aumenta, especialmente en las personas que reciben diálisis, convirtiéndose la enfermedad crónica en un factor de riesgo importante.

De la misma forma concluyen que el 25 por ciento de las personas con enfermedad renal crónica tienen una enfermedad cardiovascular o viceversa, muchos de ellos sin diagnosticar. Recuerdan que la enfermedad renal crónica afecta  al diez por ciento de los adultos y al veinte por ciento de los adultos mayores de sesenta años.

Finalmente los expertos explican que hay que concienciar a la población sobre la importancia de prevenir el daño renal y su estrecha relación con los problemas cardiovasculares.

Equipo ICUA

© Copyright - ICUA 2015