Existen muchos motivos por los que cambia la coloración y el olor de la orina y no siempre nos deben preocupar o alarmar. Si estamos sanos y sin problemas el color de la orina debe ser amarillento y tirando hacia trasparente. Irá adquiriendo coloración de forma inversamente proporcional a los líquidos que tomemos.

Por lo general y habitualmente la ingesta de poco líquido lleva consigo el correspondiente mal olor. Si a pesar de aumentar  la toma de líquidos, la coloración y el olor fuerte persisten posiblemente estemos ante una infección urinaria.  En tal caso se deberá acudir al especialista para que realice un urocultivo y determinar la bacteria causante de la infección para así poder poner un tratamiento farmacológico.

¿Existen alimentos que modifican la orina?

Lo cierto es que sí que existen alimentos capaces de cambiar el olor de la orina e incluso su color. De esta forma cuando tomamos espárragos o vitaminas nuestra orina suele tener un olor más intenso.  En cuanto al color, los alimentos como la remolacha son capaces de modificarlo.
En caso de que nuestra orina torne a rojo siempre debemos acudir al especialista ya que suele ser debido a la presencia de sangre (hematuria) y por tanto podemos estar ante un caso de problema renal, hiperplasia benigna de próstata u otras patologías urológicas.

Equipo ICUA

© Copyright - ICUA 2015