Presentar sangre en la orina (hematuria) puede ser muy alarmante y preocupante para el paciente. Este síntoma no tiene por qué estar siempre relacionado con una enfermedad grave pero sí que es cierto que, para descartar, lo mejor será acudir al especialista ante el menor indicio de sangrado en la orina.

Muchas veces la presencia de orina en sangre, hematuria, no es percibida por el ojo humano y tan solo es detectada por una analítica de orina. En otros casos, que son los que más alarman al paciente, la orina se tiñe de rosa o rojo como consecuencia del sangrado.

Son muchas causas las que hacen que esto suceda y en este caso, tal y como hemos mencionado anteriormente, lo mejor será consultar con el especialista para identificar el origen del sangrado y ponerle una solución.

Los motivos más frecuentes:

  • Intervenciones como cateterismo, biopsia renal, otras cirugías o la circuncisión pueden tener este efecto secundario.
  • Algunos alimentos como la remolacha realizan una tinción de la orina, similar a la que producen los sangrados.
  • Infecciones en sistema urinario como vejiga, riñón, próstata o uretra pueden producir sangrados, además de otros síntomas más molestos.
  • Inflamación de la vejiga, uretra, próstata (prostatitis) o riñón
  • Cáculos urinarios
  • Lesión o enfermedad del riñón (insuficiencia renal, riñones poliquísticos) o en la vejiga
  • Cáncer de vejiga o riñón en estado avanzado
  • El problema no siempre tiene que estar relacionado con el sistema urinario y es posible que el paciente pueda tener un trastorno hemorrágico o estar tomando medicamentos anticoagulantes y ser éste una de los efectos secundarios del tratamiento.

Desde ICUA siempre animamos a los pacientes a someterse a revisiones periódicas a partir de los 45 años, antes si hay casos familiares de enfermedades graves. En cualquier caso si se presenta un síntoma como la hematuria siempre se anima al paciente a acudir al especialista para descartar patologías graves como el cáncer.

Equipo ICUA

© Copyright - ICUA 2015