Un artículo publicado en la revista Annals of Internal Medicine y realizado por la Universidad de Pittsburgh expone el caso de una paciente de 61 años con cirrosis hepática a la que se le había dado por alcohólica.

Cuando la mujer fue ingresada en sus analíticas mostraba altos niveles de alcohol, a pesar de afirmar que no había consumido alcohol. A continuación y tras investigar el caso los expertos pudieron descubrir que se trataba del síndrome de fermentación de vejiga, una patología muy rara que hace que la levadura que se produce de manera natural el cuerpo, fermente en la vejiga. La paciente tenia una cantidad elevada de Candida Glabrata, levadura que se forma de manera natural cuando la persona ingiere azúcar. Es por ello que la diabetes mal controlada de la paciente ha permitido que su vejiga produjera alcohol.

Para tratar a la paciente los especialistas le prescribieron antifúngicos para poder así acabar con la infección por levaduras y a posteriori poder realizarle la intervención para su cirrosis.

Esta patología rara, conocida como síndrome de fermentación intestinal, es una condición muy rara que hace que los pacientes parezcan estar en estados de embriaguez, especialmente tras las comidas con alto contenido en carbohidratos. No existe cura pero mejora con el control del crecimiento de las levaduras.

Equipo ICUA

© Copyright - ICUA 2015