Existen más de una veintena de enfermedades que se contagian por vía sexual. Son las llamadas enfermedades de transmisión sexual (ETS) y pueden ser producidas por bacterias, parásitos, virus y hongos. Estas enfermedades además de los propios síntomas asociadas a cada una de ellas, también pueden provocar molestias en la próstata.

No son todas estas enfermedades pero sí algunas como la gonorrea (Gonococo) o la clamidia (Chlamydia) pueden inflamar la próstata provocando una prostatitis aguda.

Los síntomas de la prostatitis aguda suelen ser escozor al orinar, aumento de la frecuencia miccional, dificultad para orinar… Una serie de molestias que impiden llevar una vida normal al hombre.

El diagnóstico primero se realiza mediante exploración, un tacto rectal, análisis de sangre y sedimento y cultivo de orina. A continuación si se concluye que la patología deriva de una de estas Enfermedades de Transmisión Sexual se le administra al paciente antibióticos y progresivamente los síntomas prostáticos van desapareciendo.

Mantener relaciones sexuales seguras no solo evita tener problemas en la próstata, es una forma de evitar el contagio de estas enfermedades que, en muchos casos como el del virus del papiloma humano aumenta el riesgo de patologías más severas como el cáncer de cérvix en la mujer. Asimismo se previenen los embarazos no deseados. Desde ICUA animamos a los varones a acudir al especialista ante los primeros síntomas de una de estas patologías.

Equipo

© Copyright - ICUA 2015